El verdadero valor del "papel" universitario

Es cierto que el sistema educativo en el mundo entero es un tema sobre el que se podría debatir y discutir durante días, y se llegarían a las mismas conclusiones, o al menos parecidas.

El sistema ya sea educativo-laboral-financiero-económico-político exige un titulo universitarios para "salir adelante" o para "ser alguien". Se sabe también que no siempre es necesario el "papel" para que sea así. Pero son excepciones, o mejor dicho personas excepcionales las que vencen al sistema demostrandole que no necesitaron el dichoso titulo para lograrlo. Sin embargo, como me dijo un amigo hace unos días, lo peor para una persona es creerse excepcional.

Entonces partiendo del hecho de que nadie es excepcional (hasta que demuestre lo contrario) existe este mecanismo establecido hace años en la sociedad: estudiar en la universidad al terminar el colegio para luego trabajar.

En paises como Paraguay y supongo que en otros de latinoamérica también, la utopía de simplemente estudiar durante 5 años, no es posible. También hay que trabajar. Esta realidad logra dos cosas: que no se tengan los mismos ánimos para "asistir" a clases y realizar las tareas, trabajos prácticos o lo que se ocurra a los profesores de cada cátedra y en segundo lugar brinda otro recurso de aprendizaje invalorable: la experiencia.

Y comienza así la cuestión de como se aprende más: con el conocimiento empírico o el académico/cientifico. Digan lo que digan, quienes lo digan, como lo digan y donde lo digan el resultado termina siendo el mismo; se aprende logrando un equilibrio entre ambos conocimientos.

Por tanto quedamos en que hay que obtener un conocimiento académico/cientifico: y sí, podría decir que ese conocimiento lo puedo aprender de manera "Auto didacta", es mas muchas de las cosas que aprendí hasta el día de hoy fue gracias a las lecturas de libros, pdf's u otros recursos que encontré en Internet, sobre temas que me interesan y me ayudan a hacer lo que me gusta.

¿Dónde queda la universidad entonces? Ahí es donde me pongo a buscar, qué hago con todo este tema de la universidad.

¿Me revelo ante el gran sistema que me quiere imponer la sociedad y dejo de estudiar en la universidad?, ¿Sigo "estudiando" y perdiendo mi valioso tiempo asistiendo a clases que muy poco aportan a mi conocimiento?, ¿Hago lo de siempre pero mientras me quejo del sistema, hasta que me termine consumiendo (como siempre)?

No, voy a hacer que el sistema me sirva. ¿Cómo? Sí, voy a seguir yendo a la universidad, aunque eso signifique sacrificar horas de mi vida, que podría utilizar para cosas más productivas. Pero voy a hacerlo a "mi manera".

En primer lugar, sonsacar toda la información que pueda de los profesores. Más allá de que tengan una mala metodología de enseñanza. Yo voy a hacer la metodología de enseñanza, preguntando y no dejandolos en paz, exprimiendolos: para eso están, para compartir lo que el mundo les enseñó.

Lo de las tareas, no tengo otra. Pero voy a tratar de que cada tarea, le pueda servir al mundo, de alguna manera. Si es un ensayo, que sea relevante y pueda compartirlo. Si es un video, una foto, lo que sea: que sirva.

Voy a intentar unir lo que aprendo durante todo el día con la experiencia, por la noche con la ciencia.

Quiero tratar que los 5 años de tortura se transformen en verdaderos 5 años de aprendizaje. Utopía o no, quiero que sea así.

Y capaz quizás que esos 5 años los reparta en varios de estos "centros del saber", de varios países y realidades.

Porque voy a revalorizar, para mí, el titulo universitario. Y le voy dar MI valor agregado.

La licenciatura de Ciencias de la Comunicación de Gissela Peralta, no va a ser la misma que la de mis compañeros. Porque en realidad ese debería ser el valor agregado. Que cada uno le dé el toque a su "papel" universitario.

Veremos que onda. Ya les iré contando.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Mentes brillantes

Durante 3 meses me toca hacer un reemplazo de la cátedra de música en un colegio de nenas. Dos días por semana, 8 horas por día, más de 160 chicas, repartidas en 8 cursos.

Es un desafío muy grande, pero me encanta.

Y en las horas de clases que estuve hasta ahora pude ver que realmente la educación y los métodos de enseñanza, necesitan un gran ajuste. Una revolución.

Sé, que esto no es nuevo. Hay muchos centros educativos, colegios, que intentan llevar a cabo programas de educación y enseñanza diferentes, que rompan los paradigmas pre-establecidos. Pero no es suficiente.

Me vienen a la cabeza preguntas y pensamientos en base a lo que pude experimentar con estas niñas.

Al enfrentarse a una clase, con los ojos de cada "personita", que está del otro lado, mirando atentamente cada movimiento y escuchando cada palabra, uno podría llegar a temblar.

El futuro de la sociedad, que son los niños, juzgan a los supuestos ejemplos que son los maestros. Los juzgan, y aunque la psicología, pedagogía y demás "gias" me digan lo contrario, y analizan. Sí, los niños analizan. E inclusive pasan de la comprensión-analisis a la acción con mucha más rapidez y efectividad que los jóvenes o adultos.

No sólo analizan, sino que saben muy bien lo que quieren. Tienen todo muy claro. Un panorama, un punto de vista que nos cuesta ver. Me pregunto si es que en las investigaciones para realizar los sistemas o programas educativos se incluyen las visiones y pensamientos de los niños. Sí, de esos niños a quienes se va a implementar el programa.

Aunque no sigo una carrera como ciencias de la educación o maestra parvularia, o algo por el estilo, me interesa mucho la educación y la pedagogía. Por eso intento sistematizar estas experiencias como profesora y las comparto.

Pienso que las verdaderas mentes brillantes de nuestra sociedad no están en la universidad sino que están en la escuela.

No sé ustedes pero yo quiero aprender de estas mentes brillantes.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS